Haga clic aquí para integrar los botones de redes sociales. Tenga en cuenta que a través de estas funciones podrán transferirse datos relativos al usuario a terceros. Haga clic aquí para integrar los botones de redes sociales. Tenga en cuenta que a través de estas funciones podrán transferirse datos relativos al usuario a terceros.

Historia del Castillo de Hochosterwitz



En uno de los valles más bellos de Carintia se alza, nacido de la naturaleza, un macizo de piedra caliza de 150 metros de altura que es visible desde los montes y colinas próximas. La vista que el castillo Hochosterwitz ofrece al visitante abarca los montes de Friesach y el valle Gurktal, el monte Ulrich, Magdalen, los Alpes de Görlitz y Villach, una parte del macizo Karawanken, la altiplanicie del ducado de S. Veit así como los numerosos castillos y ruinas colindantes (como Mansberg, Taggenbrunn, los palacios de Kraig, Nussberg, Liebenberg, Liebenfels y Karlsberg).

La primera mención documental del castillo consta en un documento de donación del año 860 otorgado por el rey Luís El Alemán para la entrega de Friesach y varias cortes al obispado de Salzburgo, entre ellas también una corte cercana a Osterwitz (curtis ad Astaruizza).  En los documentos más antiguos del siglo XI y XII el castillo se menciona como refugio para la población durante los asaltos de los pueblos turcos en aquellos tiempos. El castillo, originariamente propiedad del Conde Ceizolf de Spanheim, un descendiente del emperador alemán Arnulfo de Carantania y conocido como primer miembro de la familia Schenk de Osterwitz, permaneció en el patrimonio familiar hasta que Hans Schenk de Osterwitz, el último de su estirpe, devolviera la propiedad después de su muerte el día 30 de mayo de 1478 al rey Federico III. 

Como agradecimiento por el apoyo a las tropas imperiales en la guerra contra los turcos, el emperador Fernando I transfirió el 22 de noviembre del año 1541 los derechos prendarios sobre la propiedad a Christoph Khevenhüller de Aichelberg, Gobernador de Carintia. De Christoph Khevenhüller son los impresionantes planos de planta de los bastiones, utilizados en aquellos tiempos por primera vez como fortaleza. La construcción fue ejecutada probablemente por Domenico dell’Aglio, uno de los arquitectos militares más importantes de sus tiempos.

Después de la muerte de Christoph Khevenhüller en 1557, su hijo primogénito  Johann V. hereda los derechos prendarios. Se cree que ha sido él quien ha ordenado la construcción de la casa señorial al pie de la colina del castillo, hecho atestiguado por una placa de piedra con la inscripción “J. K. 1559”. Debido a sus obligaciones diplomáticas y por residir en España, Johann V. Khevenhüller cede los derechos prendarios a su primo Georg Khevenhüller, que los adquiere onerosamente el día 18 de marzo de 1571 del archiduque Karl von Innerösterreich. En su función de consejero secreto del archiduque Karl y Gobernador de Carintia, Georg ocupaba un lugar destacado en la sociedad política de sus tiempos.